NUESTRA PRODUCCIÓN

La calidad de nuestros agaves dan como resultado unas pilas de primera calidad. Su lento conocido en hornos de mampostería nos dan como resultado ese excelente sabor ahumado. Para posteriormente almacenarlo en nuestras cavas.

CULTIVO DE AGAVE


El género agave pertenece a la familia de las Agavaceae y comprende numerosas especies originarias de las zonas desérticas de América, florecen una sola vez en su vida y después de la floración y la maduración de los frutos mueren.

COSECHA (JIMA)


La planta del agave una vez madurada se procede a su corte que es el limpiado de la piña o centro de la planta que es lo que se utiliza para la obtención del tequila, a esta proceso de corte de la planta se le denomina JIMA.

COCCIÓN


Tradicionalmente, se cuecen las piñas en hornos mampostería ( ladrillo o de hormigón), que tienen capacidad de hasta 20 toneladas. Se cierran y se les inyecta vapor, lo cual crea un ambiente a presión. Se sube la temperatura a 60 grados centígrados y se deja cocer de 24 a 48 horas.

MOLIENDA


En el proceso antiguo, la extracción del aguamiel se hacía con una piedra llamada tahona. Es una enorme rueda de piedra que puede llegar hasta dos toneladas. Hoy en día, se usan cintas transportadoras y una máquina especial para moler las piñas, ahí se extraen los jugos del agave.

FERMENTACIÓN


A el jugo obtenido de la molienda se le deja reposar en tanques donde se inicia la fermentación del los jugos o caldo.

DESTILADO


Los jugos fermentados se pasan por dos alambiques en el primero se realiza el destrozado y en el segundo el rectificado de los alcoholes requeridos para nuestro tequila.

ALMACENAMIENTO


Ya con el tequila obtenido de nuestros alambiques, se pone en barricas de roble blanco y se dejan reposar hasta 36 meses para obtener nuestro diferentes tequilas, reposado, añejo y extra añejo.